sábado, 24 de junio de 2017

Aprendí que justo debajo de la superficie hay otro mundo y que, cuanto más se cava, aparecen más y más mundos distintos. Lo sabía de chico, pero no había podido encontrar las pruebas. Era sólo una sensación. Hay algo bueno en el cielo azul y las flores, pero otra fuerza –un dolor salvaje, un deterioro– también lo acompaña todo. Es como el caso de los científicos: comienzan por la superficie de algo y luego empiezan a escarbar. Llegan a las partículas subatómicas y entonces su mundo se vuelve muy abstracto. De algún modo, son como pintores abstractos. Sería difícil hablar con ellos porque están allá abajo, en las profundidades.

David Lynch en "Lynch por Lynch", Ed. El Cuenco de Plata

jueves, 22 de junio de 2017

Invierno


Voy a quemar
lo viejo
en la fogata
de mi mente
y voy a volver
a nacer
con el corazón.



jueves, 15 de junio de 2017

"Aprendí que hay otros mundos aparte de éste y que puedo vivir como quiera. Que la soledad es inherente a la vida y que nadie va a salvarme de ella, pero tener contacto con otros me aleja de la locura y de la tristeza extrema. Que las búsquedas frenéticas pueden hacer que te pierdas. Que hay preguntas que te queman y obsesionan, pero que no tienen respuestas. Que la incomprensión, por más de que esté cargada de amor y buenas intenciones, puede hacerte sentir muy solo. Que la reclusión, el ascetismo, el ayuno y los votos de silencio no garantizan ni la sabiduría ni la paz. Que a veces, todavía, quiero irme a cualquier lado."

Soledad Urquía, Mamá India, Ed. Tenemos las Máquinas, Buenos Aires, 2016


sábado, 10 de junio de 2017

"Océano", de Daniela Sabanes (Editorial Gigante)

Ayer se presentó en Convoi, el primer libro de poesía de Daniela Sabanes.

Escribí y leí este texto, en un micrófono lleno de lucecitas de Navidad blancas (uno de mis sueños que, una vez más, me lo cumplió la poesía, oh...):




1.
Conocí a Daniela Sabanes allá por 2008. Fue en un ciclo de música y poesía que llevaba por nombre Ah Um dijo un sapito, organizado por el querido poeta Rodolfo Edwards, en un bar -creo que se llamaba Libario- que quedaba en el límite entre Villa Crespo y Palermo. Era de noche.
Recuerdo también que era el límite entre el fin del invierno y la llegada de la primavera, y que transitábamos la época de la explosión de los blogs, un fenómeno inmediatamente posterior a la intimidad que proponía fotolog. Era entonces la prehistoria de las redes sociales.
El blog de Dani se llamaba Descarrilar, y la verdad es que yo lo espiaba siempre. A veces nos dejábamos comentarios tímidos o encriptados. Me gustaban sus poemas, atípicos, raros, su voz de chica-no-me-importa. Esa noche íbamos a compartir por primera vez una lectura de poesía. Dani leyó unos poemas breves, con voz suave y tímida, y uno extenso y poderoso sobre un boy scout, que hasta el día de hoy puedo recitar de memoria.
Desde aquella vez me ocurre con la poesía de Daniela Sabanes lo que mi amigo, y también admirado escritor, Diego Meret llama “plagio del mirar”. Que sería algo así como: cómo me gustaría ver el mundo con los ojos de Dani. Porque considero que la poesía, antes que palabras, es una forma de mirada, una sensibilidad que se posa, sutil y con intención, sobre situaciones pequeñas, cotidianas, con la generosidad de una semilla, la crecida del río una tarde de verano, la música de una iglesia metodista donde un abuelo era pastor, el gusto a cereza en los labios de una chica, las fórmulas químicas veladas que conforman las plantas.

2.
Durante todos estos años, establecí con Dani una suerte de, diría yo, amistad epistolar. Por mail, muy cada tanto, una consulta sobre una planta, acerca de en qué andaba, sobre algún libro o librería o cómo se hace un pan. Lo cierto es que mis mails siempre terminaban con las mismas preguntas: “¿Seguís escribiendo poesía? ¿Cuándo vas a publicar?”.
Pero Dani estaba en otras cosas: con sus plantas, enamorándose, trabajando, estudiando, viajando, mudándose, pensando, sacando fotos, cocinando. Viviendo, que es lo que todo poeta de la experiencia requiere como materia prima para luego trabajar en palabras.

En Océano, de Daniela Sabanes, su esperado primer libro de poemas, hay una voz propia y única, alejadísima de las modas, tan ajena que parece desconocerlas. Hay una voz que crea un micromundo, o mejor, un ecosistema, el suyo, que transcurre debajo del agua, donde hay plantas muy especiales y animales de colores y arrecifes de coral y amores y familia y dudas. Y aquí entonces otra característica de su poesía: para acceder a ella, es necesario sumergirse, y estar dispuesto a lo que eso implica, en un mar de novedades. Pero no sólo desde la mirada, sino también desde la temática. Daniela Sabanes escribe sobre los temas que le interesan, y no le pide permiso a nadie, ni le interesa “formar parte de”, ni pertenecer. Su voz es tan auténtica que por momentos se parece a esa primera Juana Molina que no entendíamos mucho, pero que nos gustaba tanto, que nos encantaba, que nos hipnotizaba con su música experimental.

3.
Ahora estoy leyendo un libro de botánica, un tema que me acerca mucho a Dani: eso también lo quiero mencionar: me siento muy cerca de ella en las lecturas y en la escritura, muy hermanada. Este libro de botánica es un libro de enseñanza para chicos y se trata de la botánica desde una perspectiva antroposófica. En una parte dice algo muy obvio, pero que yo nunca me había detenido a pensar, acerca del sol y de las estrellas y de cómo estos astros inciden en el proceso de crecimiento y desarrollo de las plantas. Dice algo así: que las plantas necesitan del sol para hacer la fotosíntesis, pero que también las estrellas trabajan sobre ellas y no sólo de noche, sólo que de día no las vemos, por la potencia de la luz del sol.
Extrapolando esta imagen, creo que, en el universo de la poesía argentina, que es una construcción colectiva, pasaba algo parecido con la poesía de Dani: estaba ahí, trabajando sobre nosotros, sólo teníamos que esperar que bajara un poco la luz del sol y se encendieran las estrellas.

Buenos Aires, 9 de junio de 2017








martes, 6 de junio de 2017

sábado, 3 de junio de 2017




Llega el primer libro de poesía de . Canta Diré unas palabras de presentación, qué honor. Es en Convoi. Agenden!