jueves, 31 de diciembre de 2015

los sueños de stramonium

cuando cumplí 23 años, empecé a ir regularmente a una homeópata unicista. dolores fuertes de ovarios y de cabeza, anginas a repetición y una disfonía casi completa me llevaron por ese camino gracias a mi profesora de canto de ese entonces. en mi infancia mi mamá también me había llevado a un homeópata. era un doctor bastante renombrado y extraño que atendía en la calle Uruguay. la sala de espera de su consultorio siempre estaba colmada de gente. daba turnos a tres meses. era de verdad una especie de alquimista de las plantas y los minerales. pero no recuerdo mucho de ese tratamiento. sólo que me daba una preparación magistral que yo debía tomar dos veces al día luego de agitarla. me miraba el iris con una lupa y decía cosas de mí que sólo yo sabía. también me acomodaba la espalda con sus manos. crac crac. mucho tiempo después supe que eso se llamaba quiropraxia. cuenta mi mamá que una vez mirándome el iris con la lupa dijo: "bien, belén, bien, le ganaste a la muerte!". yo no lo recuerdo. hace pocas semanas mi mamá me contó de una internación larga que tuve cuando era una bebé. nadie sabía qué tenía. pasé varias semanas aislada en una sala del hospital militar. pero como venía diciendo, cuando cumplí 23 años y luego de un mes de vacaciones en la Patagonia, comencé un tratamiento homeopático que sigo hasta hoy. ignatia, licopodium, calcárea carbónica, nitric acid. todo eso fui. hasta que un día llegó carcinosinum. durante diez años tomé carcinosinum, con entrega y método. hace exactamente un año, en diciembre de 2014, la médica homeopática decidió cambiar la medicación. "porque vos estás pidiendo cambiar", dijo. y fue tan cierto. hace un año que tomo stramonium, una flor alocada y particular. durante las primeras noches, doce o trece, que comencé con las gotitas, tuve sueños nítidos y narrativos como hacía mucho tiempo que no tenía. mis sueños, o el recuerdo de mis sueños, son más bien fotográficos o sensoriales. stramonium le dio un discurso a mi inconciente, fue como si hubiera tomado todos los elementos sueltos que andaban por ahí y los articulara en una historia. anoté todos esos sueños en una agenda vieja cada mañana, religiosamente, hasta que volvieron a disolverse por ahí.

1. estoy en un auto. bajo a dejar algo al colegio suizo. queda por el centro de Buenos Aires, pero en el sueño yo siento que es en Bariloche, al lado del colegio hay un local que me gusta: es una casa de comidas para alumnos. está ambientada en verde y bordó, es chiquita y tiene luces amarillas que me tranquilizan. toco timbre, me atiende una chica. aunque es una casa de comidas, yo siento que se trata de un hotel. la chica me habla, es rubia. después estoy en el auto de nuevo y le hablo a mi mamá, que no me contesta pero me cuenta algo de una amiga de su infancia.

2. es de noche. estoy con V y V en Bariloche al pie de una montaña en los kilómetros. le digo a V que lo de V es mucho más difícil porque tiene dos pibes. repito varias veces "dos pibes", una expresión que no es mía en la vida de la vigilia. en el sueño sigue siendo de noche y ahora estoy en la casa de los hermanos A. es una noche de verano en Buenos Aires, estamos por salir a algún lugar. las cosas brillan, las luces, las copas. hay música. estamos en 11 de septiembre y Luis María Campos; se cruzan en el sueño.

Nota: durante la noche sentí mucho frío y mucho calor por partes iguales.

3. estoy saliendo de un cuarto de hotel. el lugar donde queda el hotel no me queda claro. al abrir la puerta me cruzo con L, del diario, que está rubia platinada y espléndida. nos saludamos. en la habitación  había una tele encendida.

4. estoy en un lugar que es mi trabajo. no entiendo cuáles son mis funciones allí. hay movimiento, gente que va, que viene. yo tengo que llevar cosas. está oscuro pero no es de noche. también hay micros, movimientos de micros. es un lugar que mira a la calle. ¿es Argentina? mi papá abre la heladera de su casa y me ofrece coca cola fría. me pregunta si distingo el sabor. le digo que sí, que es coca cola con gusto a quínoa.

5. es de noche y estoy llegando al campo de mi profesora de yoga para un retiro. estoy llegando pero también me estoy yendo. no es una noche cerrada sino que el cielo está azul eléctrico con estrellas. hay una casa rodante y personas que van y vienen con bolsas de dormir. saludo a mi profesora de yoga con un beso. se la ve contenta. siento cómo mis pies pisan el pasto mojado por el rocío.

6. estoy entrando a un aula que parece ser de la facultad. me siento al lado de un hombre que es mi amigo D, pero cuyo aspecto exterior no es el de mi amigo D. me dice algo sobre unos libros de cuentos infantiles, de tamaño pequeño, como cuadrados de tapa blanda. luego aparezco con mi ex novio A en un altillo, preparando la cama para dormir, él va y viene, da vueltas, no están mal las cosas entre nosotros en ese momento, pero él se muestra inquieto. luego aparezco en Puerto Madero con mi amiga de la secundaria L. caminamos pero llegamos hasta ahí en un súper auto. ella está por casarse. nos cruzamos en la calle con J, que ahora es juez y pasará música en su fiesta de casamiento. aparece caminando un empleado del juzgado y le grita "doctoooor", medio en chiste, y lo invita a jugar un partido de fútbol. antes de irse, le da su tarjeta personal.


7. es la mañana. estoy en el barrio de Saavedra al fondo. pasando Crisólogo Larralde. en Avenida del Tejar y Ramallo, o más allá aun. cierro y guardo una notebook en una habitación, que es mi habitación, en una casa vieja, redonda, blanca, parecida a la casa de mi amiga P de la secundaria en Belgrano y al edificio donde vivía una compañera del colegio que después se volvió hippie, en las Barrancas. tengo que salir para un lugar. tomo un colectivo en la avenida y le pregunto al chofer dónde bajarme. él me guía. llego a un bar de estación donde hay gente cantanto o yo canto. no es claro.

8. estoy en La Boca en una casa, es la casa de C, la librera. es de noche. estoy ahí con ella, su hija y su novio. estamos arreglando la casa. algo en el piso, en el baño. algo con la pintura del baño. es gris o verde cemento.

9. me iba de viaje, a vivir a otro país. estaba en el departamento de Báez haciendo mis valijas. afuera, en la calle, que era en realidad Virrey del Pino, había gente por viajar también, esperando. al terminar de hacer las valijas, tomaba mi mantita peruana para viajar con ella. me preocupaba porque no tenía internet en el teléfono en el camino. después aparecían mi mamá y mi papá. yo abría el cajón de su mesa de luz. veía un arma envuelta en papel de diario. no me asustaba, pero cerraba el cajón. era de día.

10. el sueño está muy fragmentado, están fragmentadas las escenas. en una estoy teniendo sexo con X en un hotel, cuando una mujer abre la puerta de la habitación. nos bañamos y salimos. luego, estoy en un tren, sobre un puente, y pregunto el nombre de la estación donde debo bajarme. alguien me dice algo así como "Las Heras". una chica hace una acotación: "la estación donde antes hacían la obra de teatro Los Macocos". sigo y en una verdulería veo un cartel: "PAPAS". estoy como por Cabildo y Blanco Encalada y pasa mi hermana con un paño con aros y me saluda. aparezco con un grupo de personas que dicen que debo cuidarme en las comidas porque me tengo que operar. me pongo nerviosa por la anestesia, la operación se atrasa unos días. aparece un mail proyectado sobre una vidriera de un negocio del Paseo La Plaza. es para AA avisándole que encontraron en una fiesta sus documentos y que los guardarán hasta que ella los pase a buscar. el mail sigue. me despierto en el sueño y en la realidad.

11. iba a visitar a GG a una casa nueva donde se había mudado. iba junto a dos personas más, una mujer y un hombre. la mujer era de a ratos una correctora con la que había trabajado en un diario y de a ratos no era ella. la casa quedaba en Liniers o La Paternal. no tenía nada que ver con GG el lugar. las paredes estaban pintadas de un verde fuerte, entre botella y uno más chillón. estaba su primera hija dando vueltas por ahí, era aún bebé en el sueño. había también una especie de árbol de navidad y una escalera que llevaba a un sótano. yo le decía que me daba miedo. ella me decía que le daba tranquilidad. en el descanso de esa escalera había adornos colgados, bolas chinas rojas y doradas. también estaba su perra, que iba y venía, y una amiga de ella que yo no conocía. se hizo de noche y salimos a la vereda a conversar. yo tenía puesta una remera blanca a la que se le había hecho un agujero, y eso me ponía mal.

12. estoy con B en su casa que es una habitación en una galería comercial. fui a visitarlo. me sorprendo porque el lugar se ve limpio y ordenado, aunque la cama es chica, pero está tendida. tiene un acolchado color verde botella. también estaba L, la francesa de la revista. la galería es en Belgrano.

13. me encuentro con mi papá en la calle. es una tarde gris de invierno. estamos en Buenos Aires, cerca de una cancha de fútbol que parece la de River. mi papá me saluda y me da el auto. está sucio, con tierra del campo. le digo que para qué me lo da si no sé manejar. me dice que me arregle y se va.

martes, 29 de diciembre de 2015

escribir es ir engarzando palabras una atrás de otra, con ritmo, minuciosidad, dedicación, 
escribir no es gritar. 
para escribir es necesario estar lejos de las redes sociales.
escribir es sobre todo una mirada y una forma de expresarla.
escribir es crear un mundo propio, tan íntimo y personal como la respiración.
escribir es un proceso corporal.
cuando escribo me gusta el silencio, sólo cortado por el sonido de los electrodomésticos y de lo cotidiano. por ejemplo, en este momento está pasando un avión.
escribir es una forma de autoconocimiento.
para escribir hace falta confiar.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Viernes 1 de enero de 1960

Que este año me sea dado vivir en mí y no fantasear ni ser otras, que me sea dado ponerme buena y no buscar lo imposible sino la magia y extrañeza de este mundo que habito. Que me sean dados los deseos de vivir y conocer el mundo. Que me sea dado el interesarme por este mundo.
Alejandra Pizarnik

sábado, 26 de diciembre de 2015

"Están viviendo un viaje materialista y berreta".

Ricardo Iorio
Prefiero el cine.
Prefiero los gatos.
Prefiero los robles a orillas del río.
Prefiero Dickens a Dostoievski.
Prefiero que me guste la gente a amar a la humanidad.
Prefiero tener en la mano hilo y aguja.
Prefiero no afirmar que la razón es la culpable de todo.
Prefiero las excepciones.
Prefiero salir antes.
Prefiero hablar de otra cosa con los médicos.
Prefiero las viejas ilustraciones a rayas.
Prefiero lo ridículo de escribir poemas a lo ridículo de no escribirlos.
En el amor, prefiero los aniversarios no exactos que se celebran todos los días.
Prefiero a los moralistas que no me prometen nada.
Prefiero la bondad astuta a la demasiado crédula.
Prefiero la tierra vestida de civil.
Prefiero los países conquistados a los conquistadores.
Prefiero tener reservas.
Prefiero el infierno del caos al infierno del orden.
Prefiero los cuentos de Grimm a las primeras planas del periódico.
Prefiero las hojas sin flores a la flor sin hojas.
Prefiero los perros con la cola sin cortar.
Prefiero los ojos claros porque los tengo oscuros.
Prefiero los cajones.
Prefiero muchas cosas que aquí no he mencionado a muchas otras que tampoco he dicho.
Prefiero el cero solo al que hace cola en una cifra.
Prefiero el tiempo de los insectos al tiempo de las estrellas.
Prefiero tocar madera.
Prefiero no preguntar cuánto me queda y cuándo.
Prefiero tomar en cuenta incluso la posibilidad de que todo tiene una razón de ser.

"Posibilidades", Wislawa Szymborska, 1986

viernes, 18 de diciembre de 2015

"La vida es demasiado seria como para que yo siga escribiendo. La vida solía ser más fácil, y con frecuencia más placentera, y por lo tanto escribir era placentero, aunque también parecía serlo. Ahora la vida no es fácil, se ha vuelto muy seria, y por comparación, escribir parece un poco tonto.
A menudo, escribir no es escribir sobre cosas reales, y cuando se escribe sobre cosas reales, a menudo están tomando al mismo tiempo el lugar de algunas cosas reales. Escribir se trata demasiado a menudo sobre personas que no pueden arreglárselas. Ahora me he vuelto una de esas personas. Soy una de esas personas. Lo que debería hacer, en lugar de escribir sobre personas que no pueden arreglárselas, es dejar de escribir y arreglármelas. Y prestarle más atención a la vida misma. La única manera de espabilarme es dejar de escribir. Hay otras cosas que debería estar haciendo en su lugar".
Lydia Davis en No quiero ni puedo

otra lista más

Artemisia (Colegiales): es el lugar más rico y agradable en donde comí durante el año. El plato que elegí se llamaba "Gracias, Paraguay". Yo también quiero decir "Gracias, Paraguay". Fui con mi mamá, que pidió salmón y sintió ganas de aplaudir a la cocinera.

El Puentecito (Barracas): tan melancólico, tan triste, tan resistente, donde Buenos Aires empieza o termina. Bodegón cuchillero o algo así. Fueron ricas las pastas. Me gusta que lo atiendan mozos verdaderamente gastronómicos.

La Flor de Barracas
(y sí, Barracas): hermosa la esquina, hermosa la remodelación, muy simpáticos los nuevos dueños. pero la comida tan pretenciosa y sosa. Parece un restaurante de Palermo Bobo.

Gran Dabbang (Palermo): es definitivamente el peor lugar en el que comí en mi vida. Los mozos son agresivos y maleducados, el espacio es minúsculo, la comida no es india sino algo que se le ocurrió al cocinero que debe haber viajado a la India y flasheó. Creo que es el ejemplo más claro de "hype".

Delhi Masala (San Telmo): delicioso, abundante, colorido, limpio. Acá sí comí de verdad comida india. Y no sólo eso: ¡hasta doggy bag!

Las Damas (Chacarita): qué lugar luminoso, alegre, relajado. La dueña va y viene, tranquila y lánguida como su vestido suelto con estampas. Para sentarse en una mesa en la esquina, afuera, debajo de un árbol y conversar una madrugada de verano. Mi amiga Amanda dice que es un poco caro, pero no llegué a ver los precios de la carta.


Hierbabuena (San Telmo): la situación fue: almorzando con mi amigo El Niño una tarde de sol de invierno en la vereda. No cualquier vereda: mi vereda preferida de todo Buenos Aires, avenida Caseros al 400; no conozco lugar más hermoso en la ciudad. La comida está bien, es rica y abundante. La limonada con hierbabuena es un sabor que queda como recuerdo para toda la vida. Eso sí: el mozo nuestroamericano qué lento, qué colgado, qué cool, andá a estudiar cine a la FUC que queda cerca.

La Orquídea (Almagro): me gustaba tanto este bar, primero porque en una época estaba abierto las 24 horas, después por sus paredes de madera, sus arañas con caireles de cristal, su aire tanguero. Bueno, todo eso quedó en el pasado. Qué lástima que esté tan venido a menos: hay un solo mozo, pedí un tostado de queso que más que queso parecía chicle, el baño sucio, etc etc etc. La decadence.

Ribera Sur (La Boca): mugroso y ruidoso, así te quiero siempre, barcito bostero. Creo que comí una porción de pizza por la que caminaban cucarachas. Aún así se llena de turistas. Aún así volvería. Sobre todo por la anécdota.

Bardot (Boedo): por suerte éste no se vino abajo como La Orquídea. Por suerte se ven lustrosos sus pisos en damero, y lleno de gente conversando un sábado a la noche, una picada, una cerveza fría y una foto para el perfil de Facebook.

Gala Bistrot (Villa Urquiza): fui dos veces este año y las dos veces comí excelente. La comida es fresca y original aunque los platos son medio pequeñitos, el lugar es muy agradable, las mozas también. Es un poco caro, sobre todo para este barrio. PD. Mi restaurante francés preferido de la vida sigue siendo Petanque.

Pan y Arte (Boedo): es lindo para tomar un vino y comer unas pasas y nueces en la vereda una noche de calor. O así quedó en mi recuerdo. Y así quiero dejarlo.


martes, 15 de diciembre de 2015

"Mi política es la de los insectos,
Los insectos no tienen política, ni vanidad, ni ego."


Charly García, siempre el rey

lunes, 14 de diciembre de 2015

a la noche
desde una terraza
en Parque Chas
los edificios 
de Villa Urquiza
se ven como Manhattan.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Cosas de las que me entero mientras cuchicheo con los otros profesores en la mesa de examen

a) Bergloglio intervino la UCA cuando era obispo de Buenos Aires. Ah mirá qué progre.

b) En la UCA "no permitimos" (sic) trabajar la obra de Perlongher. Ah mirá qué siglo II.

c) Tuve toda la mañana un grillo en la cabeza. Un alumno pensó que era "una hebillita o un aplique".

jueves, 10 de diciembre de 2015

volví en el tren de las 9 a mi casa en Villa Urquiza. en Carranza se subió un músico. no dijo nada. no saludó, no hizo ninguna introducción. no dijo hola, me llamo tal y voy a tocarles unas canciones. afinó la guitarra y se puso a cantar "Juguetes perdidos". todos en el vagón nos emocionamos y cantamos con suavidad pero con firmeza. me bajé en Urquiza, justo enfrente de un mural hermoso del Flaco que hicieron los vecinos. Pensé muy adentro de mí: "Mañana es mejor". El tren siguió como una viborita de luz blanca, llevando mamás cansadas con bebés colgados del cuello hasta José León Suárez.

martes, 8 de diciembre de 2015

lunes, 30 de noviembre de 2015

todas las plantas enredadas alrededor de las vías del tren.

un ser vivo que se abraza con desesperación
a un camino.

sábado, 28 de noviembre de 2015

me gusta

tomar el tren

la mañana muy temprano y la noche, sobre todo la de los viernes

el Centro de noche, el Centro de día

mi camisón nuevo

tomar café en El Galeón cuando salgo de terapia

practicar yoga con señoras canosas de calzas y remerón gris

los bebés gordos

las manos de mi mamá

leer y hablar de libros

las películas francesas anónimas que pasan en la medianoche de Encuentro

ER, mi serie preferida de todos los tiempos

el sonido del llamador de ángeles de mi vecina del octavo cuando llueve

estar en silencio

las rositas rococó de la florista de Cuenca y Baigorria

mis alumnos


no me gusta

no dormir

el olor a cigarrillo

pensar demasiado

la comida industrial

el olor a lavandina en las manos cuando se pincha un guante

la falsa comida sana

los caniches

el ruido de la obra de al lado a la hora de la siesta

los diarios online








martes, 24 de noviembre de 2015

qué manera de ser de acuario y tener el ascendente en libra. providencia, ayudame, dame tierra!
di clases al alba y dormí una siesta reparadora. soñé con mi antigua profesora de canto. estaba en su casa pequeña, luminosa, con olor a incienso, hinduismo, plantas por aquí y por allá. podía ser la casa de Florida o la de Saavedra. no importa, lo que importa es que era su casa con esa luz amarilla calentita y las flores y ese color verde tranquilo que se enciende después de la lluvia. será porque hace algunos meses que los lunes y los viernes paso cerca de ahí y pienso en todos los caminos que fui haciendo y me veo en ellos. encontrarme con ella fue un poco encontrarme con la yo de ese entonces y abrazarla. 

viernes, 20 de noviembre de 2015

un poema hermoso de Paula Peyseré

ISIDORA VESCOVO
Conoció los placeres de la música y cantó.
Un día,
a causa de una traición,
su voz de delicadeza en trueno tornó.
Insultó desde la ventana,
con el viento,
dejó de alimentar a los caballos.
Partió a la montaña en busca de todo.
Cruzó el río desnuda.
Comió de lo que cruzaba.
Llegó a la montaña. Durmió
varios meses con sus noches.
Otro día bajó y regresó a su casa.
Enmudecida.
Curó 300 perros infectos.
Escribió sus memorias
plagándolas de desgracia.
Dejó su ejemplo, misterioso.
Murió pobre.

martes, 10 de noviembre de 2015

"Toda la literatura tiene que ver con crear un mito. Literatura y mito son la misma cosa. Hay muchos que quieren copiar la estética de mi literatura, pero no les sale. Y eso que podrían haber aprendido.
Siempre hay alguien que se diferencia, pero, en general, la gente quiere escribir, y cuando lo hace, la caga. Se les ocurren frases y les parece que la escritura tiene que ver con las frases y tiene que ver con otra cosa: con la verdad, con ser la verdad y no escribir una sola frase al pedo.
Quien escribe se tiene que dar cuenta de esto y si no que deje de escribir. "Encendió un cigarrillo...", ya empezamos el relato así, ¡no!... "El joven se encogió de hombros"... cuando alguien escribe "se encogió de hombros", ya se acabó para siempre.
La verdad tiene que ver con escribir algo nuevo y no una idiotez redundante. Algo nuevo desde uno mismo; que sea nuevo lo que pasó y que sea nueva la manera de decirlo.

¿Alcanzar esta verdad es una habilidad?

Tiene que ver con una habilidad que no es una propiedad de las personas; es liberarse de las propiedad estúpida de las personas. El valor de una obra tiene que ver con un trabajo con las palabras, con la lengua.
La literatura no es una tarea de producción. A veces jugar tiene mucho más sentido; a veces jugar es darle la espalda a una línea de producción que es mala, mala para la historia del hombre, para la vida humana.
¡Qué más lúdico que la Divina Comedia!, un señor que se propone escribir todo en frases de once sílabas; es peor que el ajedrez, que el póker. Inventar que todos los ciudadanos de Florencia, con el despelote político que había en la época, todos ellos se van a encontrar en el Infierno y van a hablar boludeces ahí, o en el Cielo, o en el Purgatorio."

De una entrevista que le hice a Fogwill en el 2007 para el diario BAE

sábado, 7 de noviembre de 2015

Lo que debes amar

Debes amar 
la arcilla que va en tus manos;
debes amar
su arena hasta la locura
y si no,
no la emprendas que será en vano;
sólo el amor
alumbra lo que perdura
sólo el amor
convierte en milagro el barro.

Debes amar
el tiempo de los intentos;
debes amar
la hora que nunca brilla;
y si no,
no pretendas tocar lo cierto…
sólo el amor
engendra la maravilla
sólo el amor
consigue encender lo muerto.

José Martí (Cuba, siglo XIX)

Gisel

admiro mucho a Gisel, la bibliotecaria de la escuela de Villa del Parque: tranquila, suave, silenciosa, lánguida. la semana pasada me acompañó al Museo del Libro con 33 adolescentes. hacía calor, el micro, como era previsible, destartalado y roñoso, se rompió sobre Libertador, faltaban dos cuadras en subida. Gisel, amazona mesopotámica, organizó a los chicos como un rebaño que subió acompasado la cuesta. Gisel es de Misiones. vino a Buenos Aires a estudiar para ser bibliotecaria en una escuela municipal donde la mamá es maestra. vive en Flores. no le gusta Buenos Aires, le robaron dos veces cerca de Liniers. trabaja de 7.30 a 12.30. Gisel, ¿qué vas a hacer a la tarde? Viene una amiga a tomar mate. Gisel, adoro tu simpleza. Gisel, pelo largo color oro, sentada frente a la computadora con un frasco de mermelada del que sale, victorioso, un potus. puede ser una foto. puede ser un recuerdo.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Cada uno está solo sobre el corazón de la Tierra
atravesado por un rayo de Sol
y de pronto anochece.

Salvatore Quasimodo (Italia, siglo XX)

domingo, 1 de noviembre de 2015

ebanistas
luthiers
fabricantes de papel
Francia
mapas
té con leche espumosa
tintorerías
Tokio
cajita de música
bailarinas
saco de terciopelo azul
zapatería Ema
flores
velas
la nieve en Noruega
anteojos para ver de lejos
telas
lentejuelas
Escandinavia
cuadernos nuevos
ir al cine
falda escocesa
mesa de mármol
policiales europeos por cable
chocolate y naranja
lluvia
libros infantiles ilustrados
botas de lluvia
platos de porcelana con dibujos de peces
ropa de algodón
pisos en damero
música de radio
soda fría
Tigre
Ushuaia
azaleas
lancha colectiva
chocolate inglés
perfumes
Inglaterra
cerámica
astrología
Valparaíso
altares cotidianos
documentales
rosas, camelias, crisantemos
almanaque de tintorería
mercería
culturas andinas
lana roja
orientalismo
homeopatía
experimentos
meditación
yoga 
relojes
antropología
arqueología
arte
mantas
labores
Bariloche
monte
niños
mate
partera
artesanías
Paraguay
barro
plegaria
cosechadora
lenguas muertas
farmacia
laboratorio
boticario
herbolario
música clásica
paisaje
montaña
piedras
metales pesados
metales preciosos
aleaciones
fotos
teatro
librerías

viernes, 30 de octubre de 2015

sal del himalaya, tres sobres, y aceite de coco, un frasco. llevaba una chica detrás de mí en la dietética. con la sal del himalaya se da baños de inmersión tres veces por semana; también la usa para suavizar sus pies cuando vuelve muy cansada a su casa. con el aceite de coco hace de todo: cocina, se lo pone en el cuerpo, en los dientes, en los labios. se la veía tan rozagante. nunca compré sal del himalaya ni aceite de coco. una vez, leche de coco, tan rica y tan cara. de sal del himalaya es la lámpara que ilumina mi habitación.

.....

no me gustaba el café hasta hace algunas semanas. durante el ensayo en Parque Chacabuco, Rosario preparó café para todos. me pidió que la ayudara a sacar una lata que estaba en el segundo estante de un aparador. la lata era pesada y montevideana. adentro tenía granos de café que Rosario molió con musicalidad. la última vez que había tomado un café (con leche) tenía 4 años y estábamos por volar a Ushuaia. nos esperaban varias horas de vuelo, con un cambio de avión. lo tomé porque hacía frío y tenía miedo, de volar, de dejar mi casa, mis juguetes, a mis abuelos. mis recuerdos son ráfagas: vomitamos en el avión con mis hermanos, viajamos en el suelo de una avioneta militar desde Río Gallegos hasta la isla, bajamos y el viento patagónico nos cacheteó con intensidad, con intención. ese mismo día empecé a tomar únicamente té, durante 32 años.

......

ayudar a sacar de ellos lo que hay adentro. verlos florecer. con mis alumnos de Olivos hoy leímos: "La gallina degollada" de Quiroga. "A Horacio Quiroga", de Alfonsina Storni, "Casa tomada" y "Axolot" de Cortázar. Es mentira que los adolescente no leen.


jueves, 29 de octubre de 2015

anteayer, un booktuber de 18 años ante un auditorio colmado de especialistas en letras:

-¿y cómo hacían para comentar libros entre ustedes antes de internet?


domingo, 25 de octubre de 2015

"Cuando una sociedad decae, el arte, si es veraz, debe también reflejar el decaimiento. Y, a menos que desee romper la fe en su función social, el arte debe mostrar que se puede cambiar. Y ayudar a cambiar".

De un libro de texto de literatura de quinto año

miércoles, 21 de octubre de 2015

el momento más lindo del día en este departamento es el atardecer, cuando el sol pega en el edificio de enfrente y lo pinta de rosa viejo. cuando cae el sol también los perros del pulmón empiezan a ladrar: uno llama a otro que le contesta a otro, y así, se arma un coro ronco, la banda sonora del atardecer en Villa Urquiza. 
los sonidos del atardecer me tranquilizan: el tren, los autos, la gente que va charlando por la calle distendida y no apurada como a la mañana temprano. el atardecer es lánguido, sutil, si fuera un vestido sería uno suelto y de algodón claro. 
ahora que empezaron los días lindos, los vecinos abrimos las ventanas y volvemos a escucharnos. mi vecina Elina habla por teléfono con una amiga que descansa en Brasil, un vecino de más abajo recibe el pedido del supermercado, mis vecinos bebés hablan y hablan en su fantástico idioma. el viento entra en el living por el ventanal y es como un suspiro que suaviza la superficie de las cosas y las cosas por dentro: el sillón, los libros, las plantas.


lunes, 19 de octubre de 2015

"Los trabajadores del membrillo sólo piensan en palabras dulces", leyó ayer un poeta en La Plata.

la poesía es invencible.

viernes, 16 de octubre de 2015

"Escribir tiene que ver con poder acompañarse a sí mismo. Y también saber acompañarse cuando uno va cambiando".

Las clases de Hebe Uhart, Liliana Villanueva

música, poesía y tilos


el domingo en La Plata

jueves, 8 de octubre de 2015

Para descubrir a los poetas de hoy

"Hemos querido poner en escena una armonía posible a partir de voces poéticas y timbres vocales e instrumentales provenientes de lugares distintos, de ciudades diferentes -dice Bléfari-. No se trata de una lectura musicalizada, es mucho más que la suma de elementos. Trataremos de relacionar textos, voces, interpretaciones, ritmos y silencios en una única pieza sonora. Por nuestra actividad, hemos armado esta selección gracias al contacto que muchas veces establecemos con los creadores, los libros que intercambiamos, las lecturas que compartimos con poetas, cantautores, artistas, las charlas en las que alguien menciona a otro, en fin, es difícil el límite, no pueden ser leídos todos en una sola ocasión, tratamos de pensar en términos musicales, de voces y paisajes poéticos que formaran cierta armonía de sonidos y sentidos."

dice Rosario...

Vengan!


jueves, 1 de octubre de 2015

poesía en el CC Kirchner

una fecha tan increíble que me pellizco cada tanto para constatar que es real.

el 11 de octubre junto a Rosario Bléfari, Lucy Patané, Shaman, Los Cartógrafos, una orquesta de músicos, actores, poetas.

ojalá puedan venir!


la programación completa está por aquí; http://www.conabip.gob.ar/sites/default/files/comunicaciones/PROGRAMA%20FESTIVAL%20DE%20POESIA.pdf



domingo, 27 de septiembre de 2015

"Cuando se escapa la perra, la gente sale a buscarla, pero cuando se escapa la mente, ¿qué?".
Fabián Casas, "Titanes del coco" (2015)

sábado, 26 de septiembre de 2015

¿Quiénes son esos que vienen al sacrificio?
La belleza es la verdad;
la verdad es la belleza;
y esto es todo
lo que sabes en la Tierra,
y todo lo que necesitas saber.

John Keats (Londres, siglo XIX)

lecturas pretéritas

Rodney

Cobra

Cobra

Otra lluvia


Caspar David Friedrich (Alemania, siglo XIX)

jueves, 24 de septiembre de 2015

otro poema de Manuel

Manuel está dejando de fumar
gracias a un tratamiento ambulatorio
en el hospital Rivadavia:
nada de cafeína
llevar nota de cada cigarrillo que fuma
hora
situación
grado de placer del 0 al 10
visita a un equipo de psicólogos
una vez por semana
que lo proveen de parches de nicotina
y contención.

Martín ganó un concurso
de novelas policiales
un gran premio
miles de pesos
viajes por ferias y festivales del mundo
su novela no le gusta
está entre deprimido, fóbico y callado
como si la fortuna le ocurriera
a otra persona que no es él.

Mi padre no me habla
considera que hago todo mal
que siempre hice todo mal
que no tengo claridad
le dijo una bruja a mi mamá.

Esteban dice que se aburre en Neuquén
que el diario va bien
pero se aburre
que quiere poner un club de jazz
dejar el periodismo para siempre
me dice tengamos algo
pero no tengamos hijos.
"Vivir y poder aceptar la vida hace que uno sea una persona conectada con la vida Y de esa conexión sale lo que uno justamente tiene para decir sobre la vida, por más terrible y doloroso que fuese lo que está pasando."

Verónica Llinás, 2015


aromo de la plaza de Villa del Parque,
nunca olvidaré tu floración
del 24 de septiembre de 2015.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

etcétera

- volvieron los 90 a mi vida, no sólo por los aritos y el collar que estoy usando hace casi un mes, sino también porque regresó mi fanatismo por las velas aromáticas. ahora estoy manija buscando un fanal medio rosa medio rojo, como el que tenía en mi habitación de la casa de Saavedra. también regresaron mis visitas a la Galería Belgrano, epicentro del buen gusto de mi familia.

- me creció el pelo.


- me cuestan bastante las posturas de pie en Iyengar, mi profesora dice que es porque está empezando a acomodarse la musculatura. hago yoga con bailarinas y me siento la peor alumna al ver cómo sus cuerpos gráciles, leves y tonificados responden a las posturas no sólo con facilidad sino también con gracia.

- el próximo mes sale un nuevo libro de poemas. se llama "encenderé un fuego" y lo edita La Carretila Roja

- "se te fundió el backup", dijo mi psicóloga.

- quiero ser vieja, canosa, tener nietos que me vienen a visitar durante el verano a mi casa de piedra en Bariloche, con rosales rojos, rosas y amarillos en ronda y un perro lanudo . también tengo un departamentito en Belgrano al que vengo, porque viviré en ambas ciudades en mi vejez.

- se murió la médica ayurveda. mirá que la vida es irónica. justo ella! tan joven y con una vida tan sana. qué misterio la vida. y además, qué trabajo: no sólo hay que vivir, también hay que morirse.

- una película hermosa que vi hace poco: se llama "El etnógrafo". es de 2012 y la dirigió Ulises Rosell. la foto es de la peli.




sábado, 19 de septiembre de 2015

tengo sueños narrativos con Bariloche

son capítulos ordenados cronológicamente que me voy contando en cada sueño. uno muy vívido se proyectó durante una siesta un día de semana: viajaba al sur de vacaciones con otra gente y dábamos vueltas por Bustillo de un lado a otro buscando un lugar donde dormir. en un momento aparecen un hostel de veinteañeros y una farmacia en el centro. en otro sueño también estoy en Bariloche pero esta vez preocupada por ir a la orilla del lago. no entiendo cómo no estamos siempre en la orilla del lago, juntando piedras, hojas y flores. pero en un momento se hace el invierno y todos esquiamos sin mucha habilidad sobre el cerro nevado. hace un tiempo soñé también que estaba en Bariloche. llevaba el pelo atado con una colita, flequillo, una campera inflada roja y juntaba bolitas de rosa mosqueta entre los árboles. 

todo lo que Bariloche significa para mí.
todo lo que las montañas signifcan para mí.
todo lo que el bosque significa para mí.
todo lo que el otoño significa para mí.

hace dos años encontré de casualidad en una librería de viejo en Belgrano un libro de poesía llamado "Horas del Nahuel Huapi". es de Jorge Juan Dinkeldein, aparentemente un descendiente del ingeniero alemán Dinkeldein, que vivió en Argentina hacia fines del siglo XIX. es un libro chiquito que se editó en 1945 y que dice suavemente las estaciones, una por una, con cariño y ojos de sorpresa. algunos son sonetos fundacionales de una ciudad que ya no existe, pero que existe en mí.

Cruz del sur

Clavada en el terciopelo
del espacio sideral,
sólo de cuatro brillantes
forma su cruz Melipal.

Las ramas abiertas tiene;
largo el brazo vertical
En su corazón el cielo,
este bello cielo austral.

Por el espacio de en torno
de su fulgor recelosas,
mil estrellas se le acercan,
apocadas, temerosas.

La Vía Láctea se aleja,
como esfumado turbante,
de infinito recamado,
en su vivir hormigueante.

Y hay en sus manchas obscuras
misterioso ennegrecer,
junto a esas puras estrellas,
de remoto embellecer.

(Melipal es el nombre araucano de la Cruz del Sur)



lupinos en Colonia Suiza, enero de 2014

sábado, 12 de septiembre de 2015

“Llegó la noche. La joven se había extraviado en su camino y muy fatigada se acostó sobre el blando musgo y apoyó la cabeza en el tronco de un árbol. Reinaba por todas partes el más profundo silencio: el aire era suave y templado, y millares de gusanos de luz brillaban en la hierba y el musgo como pequeños fuegos verdosos. La niña tocó con la mano una rama, y los brillantes insectos cayeron sobre ella como estrellas…”
Hans Christian Andersen, Los cisnes salvajes

miércoles, 9 de septiembre de 2015

radiografía de la pampa

lo que más me gusta del cine de los hermanos Llinás es el vínculo que tienen con la Pampa húmeda, tan original, tan único, tan novedoso, y a la vez tan en contacto con la obra de los escritores argentinos del siglo XIX, quienes se encontraban con la naturaleza de un modo primario, virgen, por momentos místico. su mirada antropológica. está la obviedad de decir que en este cine el paisaje es un personaje más, pero lo lamento: en este cine el paisaje es un personaje más, omnipresente, silencioso pero no mudo, con una latencia sostenida. Verónica Llinás no dice una palabra en toda la película y desde allí construye el relato con solidez y realidad. pero no es "La mujer de los perros" una película realista, tampoco fantástica; la única realidad es el paso inexorable de las estaciones. no es documental, pero tampoco ficción. no es una película muda, pero tampoco hay muchos diálogos, hay, sí, sonidos de la naturaleza y del "progreso". el cine de los hermanos Llinás es el nuevo-nuevo cine argentino.

la fotografía, OH!

el plano final, OH OH

está una semana más en la sala lugones.







domingo, 6 de septiembre de 2015

continúo

con mi fanatismo por el cine realista argentino de los años ochenta



"flores robadas en los jardines de Quilmes"


"Mirta, de Liniers a Estambul"


sábado, 5 de septiembre de 2015

viernes, 4 de septiembre de 2015

barrio de Belgrano, serás siempre mi Dublín

San Telmo es lindo
pero queda lejos
ojalá todas las calles fueran
el 400 de la avenida Caseros.

Villa del Parque más que
un barrio es una comunidad.
Villa Crespo no me interesa
Chacarita es denso
Barrio Norte es un no lugar.
Cuando paseo al perro los domingos
me cruzo con extranjeros
ciclistas chicas soy chamana-uso copa menstrual
y un Bonafide viniendo por
Avenida del Tejar
no le diré nunca Ricardo Balbín
desde la estación.
Lapepa psicorock
Polaco Goyeneche, cantante un tanto más
el 29 que no viene
¡qué lejos quedaron
las calles desoladas
del Saavedra de mi juventud!
Villa Luro, ¿dónde queda?
Pompeya: una vez fui al cotolengo
Barracas me trae recuerdos contradictorios
Nuñez, perdón pero siento que no tiene alma
Me pregunto si Palermo todavía existe
ahora que los modernos se bajan en Parque Chas.

Barrio de Belgrano,
serás siempre mi Dublín;
lo escribiría con aerosol verde inglés
en las paredes de todos tus museos.

Asado de obra

A las siete estaciona el camión
los obreros bajan en silencio
comienzan dormidos 

su orquesta de martillos.

De nuevo se enciende el día
y me aplasta
con toda su lucidez.
Irá subiendo la cuesta
el trabajo, los encuentros,
la luz de las siete de la tarde
que me calma.
Enciendo una vela
y miro por la ventana
sobre la vereda los restos
de un asado de obra.

hubo poesía

Poesía en Sociales

El jueves 20 de Agosto se desarrolló una nueva jornada del festival Literatura en Sociales, en el marco de los festejos por el 30 aniversario de la Carrera de Ciencias de la Comunicación (UBA).
Con entrada libre y gratuita, fue organizado un encuentro de lectura de poesía y narrativa, en el que participaron los poetas Virginia Janza, Belén Ianuzzi, Carlos Skliar, y Sofía Gómez Pisa, quienes leyeron obras de autoría propia. La coordinación estuvo a cargo de los docentes de la carrera Ariel Idez, Mauro Lo Coco y Santiago Castellano.
Ubicados en uno de los pasillos de la planta baja de la facultad, la lectura abierta era circundada por interesados visitantes del congreso, que podían unirse al público y detenerse a escuchar la tertulia. Y también cierto martillo neumático que no cesaba su trabajo. Aún así, los poemas se sucedieron en toda su diversidad y expresión.
Entre las lecturas se destacaron los años ’90 condensados en “Érica García se fue a vivir a Vermont”, de Belén Ianuzzi; una intensa secuencia de Carlos Skliar de su libro inéditoEscribir tan sólos; “Madreselva” de Virginia Janza y la luminosa cotidianeidad de “Algo Más” de Gómez Pisa.
De los autores, Sofía Gómez Pisa fue la de menor edad con tan solo 25 años. Estudiante de Comunicación, editora y crítica de arte, comenzó su obra a muy temprana edad con la narrativa, para luego aventurarse en otros ámbitos de la escritura. A diferencia del resto, su primer libro todavía está en camino. Esa diferencia de antecedentes, publicaciones y títulos entre los invitados fue momentáneamente suspendida en un acto de igualación: la simple y cautivadora lectura en voz alta de un poema.
más: https://agenciatao.wordpress.com/2015/08/28/poesia-en-sociales/

jueves, 6 de agosto de 2015

un lugar

más de viente (¡veinte!) años después, volví a ver esta película y volví a fascinarme, tener ideales y esas cosas.





esta tarde murió Juana Bignozzi. ahora es de noche y llueve y no puedo dejar de pensar en los muertos. "los muertos se mojan cuando llueve", es la idea que gira y gira dentro de mi cabeza. hace menos de una semana se murió mi cálido y silencioso tío Norberto. también llovía y pensé "se va a mojar". los antropósofos dirían que estos días son los más importantes para ayudar a esos espíritus a volver a la luz, junto a su tribu de espíritus, su familia, la parte de ella que ya regresó. me gusta pensar la vida como una fuerza que se impone. una fuerza de la que vemos sólo un lado. mi gusta pensar la vida como un misterio. y confiar. 


He decidido quedarme indefinidamente
existe este dolor suave casi cansancio
yo repito tu nombre como quien dice
tengo sed o es muy tarde
nada se rompe nada se detiene
los que mueren los que se preparan a morir
las cosas que no fueron dichas en su momento
los infinitos caminos del dolor
la resignación que se instala en la vida de los que amo.
Cuando me ahogo
recorro acompasadamente
algunos de los infinitos caminos que llevan a la locura
mi vida a través de él mi vida sin él
mi vida cercada por los que amo.
Juana Bignozzi

miércoles, 5 de agosto de 2015

"El almuerzo de cada uno depende de su salario semanal. Los que cobran quince dólares se compran un almuerzo seco, empaquetado, por un nickel (cinco centavos) y lo devoran con todo el ímpetu juvenil.
Los que cobran treinta y cinco dólares van a una enorme taberna mecanizada, meten cinco centavos, pulsan un botón, y una ración exacta de café cae en la taza; dos o tres nickels más abren una puertita de sándwiches en unas estanterías gigantescas repletas de comida.
Los que cobran sesenta dólares comen crepes grises con dulce y huevos fritos en las innumerables cafeterías Childs, tan blancas como un baño, propiedad de Rockefeller.
Los que ganan cien dólares o más van a restaurantes de todos los orígenes (chinos, rusos, asirios, franceses, hindúes) menos a los estadounidenses, con su comida desabrida que provoca gastritis y su carne en conserva de Armour, que data prácticamente de la Guerra de la Independencia.
Los que cobran cien dólares comen despacio (no les importa llegar tarde al trabajo), y una vez que se van dejan bajo la mesa botellas de whisky de ochenta grados (es el que trajeron para acompañar la comida): otro envase, de cristal o de oro, achatado y curvado para ajustarse a la forma de la cadera, se guarda en el bolsillo trasero, como un arma de amor y amistad, igual que el Colt mexicano.
¿Cómo comen los obreros? Los obreros comen mal."

"Mi descubrimiento de América", Vladimir Maiakovsvi (1925)